lunes, 3 de octubre de 2011

MAGDALENAS



Hacer magdalenas es una forma agradable de pasar un buen rato. El olor que queda en casa mientras se hornean me encanta. Suelo prepararlas los domingos por la tarde y así tenemos para toda la semana. Me deben de quedar buenas, dado que no sobran nunca y ninguna llega a endurecer. Cuando en alguna ocasión las he llevado al trabajo, desaparecen rápidamente y siempre me dicen si no me he planteado hacer más y ganarme algún ingreso extra. Bueno, da tranquilidad pensar que si algún día las cosas se ponen feas ya sé por donde empezar, jejejeje

Esta semana, mientras las preparaba, pensaba en cual sería su origen, porqué tienen esta forma y no otra, el porqué del nombre,... Y para sorpresa mía, con la cantidad de información que actualmente existe de todo, no he encontrado mucha; en cualquier caso, aquí va.

- Si le queremos dar un orígen francés, dicen que una joven llamada Madeleine Paumier elaboraba estos pequeños bizcochitos para el rey polaco Stanislas Leszczyński, exiliado en un palacio de su propiedad que tenía en Francia.

- Él, en honor a ella, bautizó estos pequeños bizcochitos con su nombre. El pastelito se extendió hasta la corte de Versalles y fue consiguiendo adeptos. Tenían forma de concha.

- Siguiendo con estos orígenes franceses, también he leído que en  Commercy, municipio de la provincia francesa de Lorraine, los pasteleros del municipio elaboraban este producto porque habían conseguido la receta de las monjas del monasterio de María Magdalena. Las magdalenas de Comercy, con forma de concha, son bastante conocidas.

- En cambio, si queremos darles un orígen más local hemos de acercarnos al Camino de Santiago. Una joven llamada Magdalena elaboraba y ofrecía a los peregrinos unos pastelitos en forma de concha, símbolo del peregrinaje. Por su creadora se llamaron magdalenas y se extendieron a lo largo de todos los caminos de Santiago.

- Hasta el momento, vemos que las magdalenas tienen forma de concha, ¿parece lógico, verdad, que el molde para hornearlas fueran las conchas?.

- Pero sigamos: existe una frase que es "llorar como una magdalena" y he pensado, quizás por aquí llegue a alguna idea. He encontrado una información al respecto: cuando mojamos la magdalena gotea; hay quien opina que alguien encontró una similitud, y de ahí el nombre, entre los lloros de María Magdalena y el goteo del bizcochito.

Bien, hasta aquí un resumen de la información que me ha parecido más interesante.


Ayer domingo, y quizás por haber redactado este post más largo, o porque debía de ir al aeropuerto a buscar a mi hijo, me quedó poco tiempo para elaborarlas. Como siempre tengo en casa un preparado de bizcocho para ir rápido en un momento de apuro, pensé en magdalenas con él a ver que tal quedaba. ¡El resultado ha sido muy bueno!.

 A las magdalenas les añadí lágrimas de chocolate, nueces, piñones, vainilla y sésamo.



Si les ponemos imaginación, pueden quedar muy originales. Hay gran cantidad de productos con las que las podemos elaborar, individual o mezclándolos: naranja, manzana, chocolate blanco, con leche o negro, almendras, nueces, piñones, pasas, ... Las podemos decorar y adornar y hasta podemos hacerlas de colores con colorantes alimentarios.

De momento, hoy dejo estas magdalenas para tomar con el café con leche matutino. Vaya inicio de posts de magdalenas, ¿verdad?. Primeras que  subo y son de preparado de bizcocho,  jejejeje... pero creerme, ¡nos sacan de un apuro!.




En próximos posts ya iré subiendo las que hago yo. Tengo recopiladas unas 30 recetas de magdalenas, aproximadamente, y a cual más buena.

Un saludo :)

12 comentarios:

  1. Niña, pues para salir de un apurillo tan bien que están.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Estas magdalenas deben estar super esponjosas, guardame una para el desayuno de mañana, que me encantaría mojarla en el cafe, uhmmmmmmmmmmm que rico, besos

    ResponderEliminar
  3. pero que pinta tienen estas magdalenas?ummmm

    ResponderEliminar
  4. lo del olorcito es verda...da gusto

    ResponderEliminar
  5. en serio que tens 30 receptes'??? mare meva!!!! petonets

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    me llevo un par para tomarlas ahora mismo con mi café !!!

    bss

    ResponderEliminar
  7. Buenos días unas magdalenas estupendas sobre todo a esta hora que estoy viendo tu receta y me encuentro con un triste café y dos galletas Maria, que hasta creo que me dan pena comérmelas. Muy interesante toda la información que nos aportas.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  8. Una delicia de magdalenas y siendo caseras más ricas y gustosas son¡¡¡
    Un besote enorme.

    ResponderEliminar
  9. que ricas! a mi no me ha dado aun por las magdalenes,no las hice nunca,pero este invierno me pienso poner las botas!
    un saludito.
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Buenas noches.

    Jo... ¡que semana llevo!.

    Desde el lunes a última hora, que entré para subir este post, no he tenido -hasta ahora- tiempo para nada. Tengo media hora de recreo hasta que vaya a recoger a mi hijo a la salida del insti.

    Que cruz... prisas, y prisas, y más prisas

    Mis queridas Carolina, Sofía, Demisalero, Judith, Espe, Ana, Ague y Lauri; y mi querido Paco:

    Gracias por vuestra visita y por estar por aquí.

    Este finde, con más tiempo, me asomaré por vuestras cocinas para ver que se ha cocido.

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  11. No conocía la historia de las magdalenas y de las madeleines! Gracias por la información y por tan rica receta. Un besito, Kui_Netes.

    ResponderEliminar
  12. Hola Angie... hola guapa.
    Gracias a tí por tu visita.
    Un besito :)

    ResponderEliminar

ESTÁS EN TU CASA, PASA Y CHARLAMOS. ¿TE APECTECE ALGO PARA COMER O BEBER?